Inicio   Prevención   Diagnóstico   Tratamiento   Vida diaria 
 

Imprimir está página

Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode. Compruébelo aquí.

Terapias implantables

Neuroestimulación
Administración de fármacos por vía intratecal

Neuroestimulación
La estimulación eléctrica (también denominada neuroestimulación) es una terapia contra el dolor crónico que consiste en estimular la médula espinal o nervios periféricos mediante pequeñísimos impulsos eléctricos utilizando un dispositivo muy similar a un marcapasos (de ahí el nombre de "marcapaso del dolor"). Se coloca cerca de la médula espinal un electrodo implantable (un cable flexible recubierto de material aislante), que funciona con una pila implantada. Este electrodo junto con el neuroestimulador implantable envían impulsos eléctricos que bloquean los mensajes de dolor e impiden que lleguen al cerebro.

Las personas con ciertos tipos de dolor crónico pueden ser candidatas al tratamiento mediante neuroestimulación con un marcapasos del dolor.


Habitualmente, el médico utiliza los siguientes criterios para determinar si la neuroestimulación es adecuada o no para un paciente con dolor crónico:

  • Los tratamientos más conservadores no han conseguido aliviar satisfactoriamente el dolor
  • Hay una patología observable asociada al dolor
  • No está indicado realizar más cirugía convencional
  • No existen adicciones graves no tratadas para los fármacos usados para su dolor
  • Se han recibido los resultados de la evaluación psicológica y la aprobación para el implante
  • No existen aspectos médicos que puedan constituir un problema para realizar la cirugía
  • El test de selección ha sido satisfactorio


Hay dos tipos de sistemas de neuroestimulación:
  • Un sistema totalmente implantable con una fuente de energía interna:
    • El sistema totalmente implantable funciona con una pila que está implantada por debajo de la piel.

  • Un sistema implantable con una fuente de energía externa.
    • El sistema funciona con una pila que va en el exterior del cuerpo.

Indicaciones habituales para la neuroestimulación (tratamiento con un marcapasos del dolor)
Numerosos datos respaldan los efectos beneficiosos de la neuroestimulación. En general, es más eficaz para el dolor neuropático, normalmente cuando su origen no es maligno (es decir, cuando el origen del dolor no es un cáncer):

  • Dolor crónico e intratable del tronco y las extremidades
  • Dolor neuropático
  • Patrones estables de dolor

La neuroestimulación también puede utilizarse cuando otros métodos de tratamiento están contraindicados. Por ejemplo, en pacientes en los que la cirugía de columna está contraindicada y en pacientes que quizá no obtengan un beneficio pleno de otra operación.

Trastorno
Causas y características

Dolor crónico de espalda o de piernas asociado al Síndrome Post-laminectomía (SPL), especialmente cuando el dolor es predominantemente neuropático*
  • Un término amplio usado para describir el dolor persistente y discapacitante en las piernas, la región lumbar o ambos lugares que se declara tras una o varias operaciones de cirugía reparadora de la columna.
  • Causado habitualmente por lesiones de las estructuras espinales, especialmente de la zona lumbar.
  • En muchos pacientes, el dolor original se debe a la rotura de un disco, pero el dolor crónico posterior suele ser consecuencia de intervenciones quirúrgicas que causan acumulación de tejido cicatricial, lesiones neuronales o ambas cosas.
  • El dolor por SPL de origen principalmente neuropático es la mejor indicación para la neuroestimulación.

Síndrome del dolor regional complejo (SDRC) de tipo I (también denominado distrofia simpática refleja)
  • El SDRC engloba varios estados de dolor que pueden ser secundarios a una lesión.
  • El SDRC de tipo I aparece como respuesta a un episodio nocivo (lesión no nerviosa) tras,por ejemplo, un esguince muscular o una fractura ósea.
  • Entre las posibles causas figuran traumatismos repetidos, ictus, infarto de miocardio (ataque al corazón) y esfuerzo excesivo.
  • Los síntomas de dolor son complejos, difusos y desproporcionados en relación con la lesión original y empeoran cuando se hace presión sobre el miembro.

Síndrome del dolor regional complejo (SDRC) de tipo II (también denominado causalgia)
  • El SDRC de tipo II aparece como respuesta a una lesión nerviosa, habitualmente de nervios grandes, como el nervio mediano o el ciático
  • El dolor es similar al del SDRC de tipo I, pero los pacientes con el tipo II también pueden presentar dolor con estímulos que antes no eran dolorosos o pueden ser hipersensibles a un estímulo, a menudo en las manos o en los pies.

Angina refractaria
  • Una angina que ya no es tratable con cirugía u otras intervenciones médicas se denomina Angina Refractaria.
  • La angina es un dolor o un malestar recurrente en el centro del pecho que se produce cuando la demanda de oxígeno por parte del corazón es mayor que la cantidad aportada por la sangre que irriga el corazón.
  • Es un síntoma frecuente de cardiopatía coronaria, trastorno que se produce cuando los vasos sanguíneos que transportan la sangre al corazón se estrechan y se bloquean debido a la aterosclerosis.
  • El esfuerzo físico es el desencadenante más frecuente de la angina. Otros posibles desencadenantes son estrés emocional, frío o calor extremos, comidas pesadas, consumo de alcohol y tabaquismo.

Vasculopatía periférica
  • Causada por una placa aterosclerótica que hace que el revestimiento interno de las arterias se engrose; los vasos sanguíneos se estrechan cada vez más y el flujo de sangre disminuye.
  • Las zonas periféricas afectadas más frecuentemente son las arterias de las piernas, los brazos, los riñones y el cuello.
  • Entre los síntomas figuran dolor sordo, como calambres en las caderas, los músculos o las pantorrillas, hormigueo en las piernas, los pies y los dedos de los pies, y cambios en la temperatura de la piel.

Neuralgia postherpética (NPH)
  • Complicación grave y dolorosa del herpes zoster, una enfermedad infecciosa.
  • El dolor se caracteriza por sensación de quemazón constante, dolor continuo y sordo y episodios de dolor eléctrico fulgurante.

Neuropatía diabética
  • Trastorno nervioso causado por la diabetes mellitus.
  • Se caracteriza por la pérdida o la reducción de la sensibilidad en los pies, y en algunos casos en las manos, y por dolor y debilidad en los pies.
Dolor fantasma de las extremidades
  • Sensación dolorosa en un miembro amputado.
  • El síndrome se asocia a menudo a una sensación dolorosa, como quemazón, dolor punzante, cosquilleo u hormigueo.
Estenosis espinal
  • Estrechamiento de los espacios existentes en la columna vertebral que produce una presión sobre la médula espinal, sobre las raíces nerviosas o sobre ambas.
  • La presión sobre la parte inferior de la médula espinal o sobre las raíces nerviosas que salen de esa zona puede producir dolor o entumecimiento en las piernas.
  • La presión sobre la parte superior de la médula espinal (cuello) produce síntomas similares en los hombros.

* El dolor por SPL principalmente nociceptivo responde a la AFI. Sin embargo, casi todos los dolores por SPL tienen componentes nociceptivos y neuropáticos y pueden tratarse de forma eficaz mediante neuroestimulación o AFI.


Si sufre dolor crónico, hable de las opciones de tratamiento con su médico o concierte una cita en una unidad de dolor de su localidad

Última actualización: 17.9.2004



Medtronic Ibérica ofrece este sitio web
y su contenido exclusivamente para fines de información general.

¿Quiénes somos? - Condiciones de uso - Declaración de privacidad - Código de ética
Administrador de la página web: webmaster.europe@medtronic.com